¿Qué es la mastitis?

  

Uno de los momentos mágicos para la vida de una mujer es el nacimiento del bebé, pero no todo es tan maravilloso como nos lo pintan en las películas.  El cuerpo de la mujer sigue sufriendo cambios una vez ha dado a luz y debemos cuidarlo de la forma adecuada para que no se presenten problemas tan dolorosos como la mastitis.

Esta patología surge generalmente cuando la mujer una vez ha dado a luz comienza a darle el pecho al bebé. Las grietas son muy comunes porque sobre todo en las madres primerizas, hasta que se coge el “tranquillo” resultan complicadas las primeras tomas. Y es necesario cuidar bien el pecho dando masajes de forma habitual, limpiarlos con suero fisiológico después de cada toma y secarlos de manera adecuada para evitar infecciones.

Higiene e hidratación de vital importancia para prevenir la mastitis

 No debemos olvidar que el pecho es las fuente de alimentación del bebé y hay que tener las máximas precauciones, primero para no sufrir los dolores de una mastitis y para que el bebé pueda mamar con tranquilidad.

 Pero centrémonos en lo que es realmente la mastitis. En el momento del parto se tratará de una mastitis puerperal, que es la inflamación de la glándula mamaria provocada por la bacteria Staphylococcus aureus. Con la aparición de la mastitis surge la fiebre y las mamas comienzan a enrojecerse y en el momento de tocarlas están más calientes de lo normal y más duras.

 Suele producirse solo en una de las mamas y si es leve se puede seguir dando de mamar al bebé. Sin embargo si es más grave habrá dejar de dar de mamar al bebé con ese pecho.

 Discos de lactancia de algodón 100%

 La higiene, vaciar bien los senos de leche para que esta no se acumule y un buen cuidado de la piel para que no se coja la infección a través de las grietas son los cuidados básicos para evitar la mastitis.

 A la hora de elegir discos de lactancia, lo mejor es hacerlo de algodón 100% orgánico. Esto evitará alergias, irritaciones y problemas añadidos a los que surgen habitualmente durante la época de lactancia.

 Estos discos previenen además las grietas, manteniendo hidratados los pezones para que no se resequen. Entre las grandes ventajas de este tipo de discos es que son transpirables que retienen el flujo pero dejan pasar el aire, son suaves para la piel y como decíamos antes previenen irritaciones.

 

This entry was posted in Noticias On .

Comentarios

    There are no comments under this post.

Leave A reply