Cuidar la piel en el embarazo

En esta fase tan especial para la mujer, es importante que no descuidemos aspectos importantes  durante el embarazo para evitar problemas posteriores, sobre todo, en la piel. Las embarazadas deben cuidar su piel de las estrías, las manchas, la celulitis, del sol, el peso y mas, pero haciéndolo de una manera fácil  y practica podremos seguir estando guapa y en plena forma durante y  después  del embarazo. 

1. Durante el embarazo, la piel del rostro está radiante, porque adquiere un aspecto sonrosado y más saludable, por eso debes aprovechar esos meses para lucir una piel limpia, hidratada, luminosa, sana… Dedicando unos minutos al día, se puede conseguir en sencillo pasos.

Debes saber, a la hora de elegir tus cremas, que hay ciertos principios activos contraindicados durante el embarazo: retinol, ácidos, algunos despigmentantes, aceites esenciales y algunas algas. Los productos que recomiendo, no tienen ninguna contraindicación en el feto o la lactancia.

2. Evitar las manchas. Durante la segunda mitad del embarazo el 70% de las mujeres (especialmente las de tez oscura) desarrollan manchas de tono marrón irregulares y difusas en la cara, llamadas cloasma o "máscara del embarazo". Esta es una condición hereditaria y hormonal, pero el sol es el principal factor desencadenante. Las áreas más propensas son aquellas que están expuestas a los rayos solares directamente como pómulos, frente, nariz y barbilla. Lo mejor es prevenir las manchas usando protección solar sin alcohol, y si ya le han salido evite tomar el sol y usar una protección total (SPF 50+) al igual que maquillaje con filtro UVA y UVB. En muchos casos no pueden prevenirse totalmente, pero el protector solar ayuda a que no sean tan oscuras. Generalmente las manchas mejoran, y en la mayoría de los casos desaparecen después del parto.

3. Las estrías son la consecuencia de lesiones que se producen en la parte más profunda de la piel, cuando las fibras de colágeno y elastina de la dermis se rompen. Aparecen más frecuentemente en vientre, senos, muslos, cara interna de los brazos, abdomen y caderas. Son casi inevitables, durante el embarazo del 70 al 90% de las mujeres las desarrollan.

Para ello es aconsejable:

  • Hidratar: cuanto más elástica es la piel menos posibilidades hay de desarrollar estrías, por eso es importante la hidratación frecuente de las zonas más propensas a ellas dando un masaje suave con cremas corporales hidratantes o específicas para aumentar la circulación (dos veces al día).
  •  Beber dos litros de agua al día.
  • Aumentar de peso de forma controlada.

4. Manos y escote. Debemos cuidarla correctamente y darle igual importancia que el resto del cuerpo, aplicando una hidratación con protección solar, porque las manos sufren también daños con los cambios ambientales y hormonales, así como el escote porque aumenta su tamaño.  

 

This entry was posted in Belleza On .

Comentarios

    There are no comments under this post.

Leave A reply